Reservaahora tu viaje

Islandia es un país realmente atractivo. Destaca, por supuesto, su apasionante naturaleza. Al tratarse de una isla en formación, los paisajes son a veces increíbles. Glaciares, volcanes, campos de lava, desiertos de arena negra, cascadas… Pero Islandia tiene otros atractivos, como, por ejemplo, sus gente. Los turistas que visitan Islandia me preguntan a menudo, ¿ cómo son los islandeses ?

Es difícil generalizar, pero después de unos cuantos años viviendo aquí, puedo decir que los conozco. No todo el mundo es igual, por supuesto, sí que existen ciertos patrones en su carácter debido a su cultura y tradición. Conocer a los islandeses seguro que añade un extra a vuestro viaje. ¿Cómo son estas gentes que viven en esta alejada isla del Atlántico Norte? 

Cómo son los islandeses

Calles de Islandia. Fotografía: Èric Lluent Estela.

Un carácter optimista

Si hay algo que define al islandés es el optimismo. Existe una sensación generalizada de que todo va a ir bien, de que no hay de qué preocuparse. Lo cierto es que una buena filosofía de vida y que repercute de forma positiva en sus vidas. Insisto, no todo el mundo es así. Pero sí que es cierto que a muchos islandeses les gusta decir que no hay problemas, tan sólo soluciones. Existe una explicación para entender por qué esta actitud ante la vida.

Durante muchos siglos, los islandeses tuvieron que hacer frente a condiciones de vida durísimas. La vida se podía ir en cualquier momento, por tormentas en el océano, hambrunas, erupciones volcánicas, riadas. En este contexto de aislamiento y de escasos recursos, los islandeses aprendieron a ver el lado positivo de las cosas. Existe una expresión curiosa en islandés que explica muy bien esta actitud: þetta reddast. þetta reddast se podría traducir al castellano como “esto se arregla” o “todo va a salir bien”. Esta expresión es realmente útil para entender cómo son los islandeses. El secreto de la felicidad es decir no al estrés. Esta es la idea. 

Cómo son los islandeses

Familia en Islandia.

Más improvisación que planificación

Muchos islandeses alardean de ser amantes del riesgo. Nada de planificar las cosas bien y tenerlo todo bajo control. Aquí se lleva más el tema de la improvisación, para lo bueno y para lo malo. En el aspecto positivo, diremos que los islandeses no suelen ser dogmáticos o ‘cuadrados’. Se adaptan bien a los cambios en el entorno y aceptan los retos con valentía.

Digamos que el valor de la independencia tiene mucho peso en su carácter y eso los hace no aceptar fácilmente visiones de vida poco flexibles. En el aspecto menos positivo, se puede decir que esta falta de planificación genera problemas cotidianos o en el aspecto político y económico. Nada grave, no os preocupéis. Además. este carácter más desenfadado y abierto a los cambios los convierte en personas de agradable trato. ¡Así es cómo son los islandeses! Ante todo, abiertos y agradables. 

Trekking en los fiordos del Oeste

Trekking en los fiordos del Oeste

Buenos conversadores

Los islandeses son, en general, personas instruidas y leídas. Pero no sólo les gusta leer, sino que también les gusta narrar. Hay una tradición literaria muy importante en la isla, desde las sagas islandesas a el premio Nobel Halldór Laxness. Los islandeses son muy buenos conversadores. Habrá a quien le cueste más hablar y habrá a quien le cueste menos. Pero cuando te tengan confianza te abrirán un pozo sin fin de historias sobre su país. Les gusta explicar leyendas y cuentos que han escuchado desde pequeños. De troles, elfos, gigantes, espíritus, los antiguos dioses. Les gusta explicar anécdotas de su vida, de su familia, de su vida laboral. Islandia, por su tamaño y su aislamiento, es un país distinto, en el que pasan cosas distintas.

Uno te explicará que condujo a Ronald Reagan cuando vino a Islandia en 1986. El otro que jugó contra el Barça en el Camp Nou 1979. Que si estudió con el presidente o que si ha publicado tres novelas. Los islandeses están les gusta hablar de su país, de su cultura, de su historia y de su tradición. Ya sea para criticarla o alabarla, pero les encanta hablar de Islandia. Un buen lugar para conversar son las piscinas de agua caliente. Uno se relaja al aire libre y les pregunta al de al lado, ¿qué tal? Probadlo. Seguro que la conversación os sorprenderá y podréis descubrir en primera persona cómo son los islandeses.